top of page
  • Foto del escritorLuis De Sigmaringa Rodríguez

Autoliquidación rectificativa

Actualizado: 14 sept 2023

Tras la finalización de la campaña de la Renta 2022, muchos autónomos pueden corregir los posibles errores que hayan podido cometer a través de la autoliquidación rectificativa, una nueva figura creada para que los contribuyentes reclamen a Hacienda la devolución de determinados importes por haber declarado de más.

Sin embargo, la presentación de una autoliquidación rectificativa podría suponer un riesgo para los autónomos que la presenten. La probabilidad de ser objeto de una inspección por parte de Hacienda se multiplica entre los trabajadores por cuenta propia que reclaman una devolución de impuestos por haber cometido algún error en su declaración de Renta.


Hasta ahora, los autónomos que quisieran reclamar la devolución de determinados tributos, como el Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), debían presentar al Fisco una solicitud de rectificación. Sin embargo, desde este año deben presentar una autoliquidación rectificativa, que sustituye a la primera. Por tanto, si Hacienda termina considerando que la reclamación no es procedente, podría sancionar por ello a los autónomos.


Presentar una autoliquidación rectificativa a la Agencia Tributaria para solicitar la devolución de parte de un impuesto por un error podría aumentar el riesgo de sufrir una Inspección, algo que no ocurría con el anterior procedimiento, la solicitud de rectificación.

Cuando se presenta una autoliquidación rectificativa, es necesario acreditar aquello que se corrige. Si no se hace, Hacienda lo va a pedir y, por tanto, aumenta el riesgo de Inspección.

Cuando un autónomo o cualquier otro contribuyente presenta una autoliquidación rectificativa, ya le está dando a Hacienda el dato de que hay un error u omisión, por lo que hay que justificarlo. Si no se hace, cuando el Fisco lo solicita, evidentemente ya no van a pedir sólo aquello que se está rectificando, sino que pueden pedir todo tipo de documentación y detectar otros errores en perjuicio del autónomo o la empresa.


Hasta el año pasado, en el caso de que Hacienda considerase que el error no era procedente, prevalecía la primera declaración presentada, por lo que no había posibilidad de sanción. Sin embargo, la introducción de esta fórmula permitiría a la Agencia Tributaria detectar otros errores en las declaraciones de impuestos de los autónomos, aumentando el riesgo de ser multados por ello.

Esto supone una pérdida de derechos para el contribuyente. Las garantías del sistema actual desaparecen, pues la primera autoliquidación queda sustituida por la declaración rectificativa, creando un riesgo para los ciudadanos que antes no existía.

Además de en el IRPF, la figura de la autoliquidación rectificativa podría aumentar el riesgo de Inspección para los autónomos en otros tributos que deben declarar periódicamente a Hacienda. Por ejemplo, en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) o el Impuesto de Sociedades.


El “derecho al error” de los autónomos


Ante esta situación, se lleva tiempo reclamando que la legislación española reconozca el derecho al error de los contribuyentes. Sobre todo, de los autónomos y pequeños negocios y de los propios profesionales que presentan ante Hacienda sus declaraciones de impuestos. Este “derecho al error” ya se contemplan en la legislación de otros países del entorno español. Lo que reclamamos es que, si se detecta un error, se pueda corregir sin que la situación se agrave, sin que haya una consecuencia de provocar ningún tipo de Inspección ni que sea sancionable. Sí que se cobren intereses de demora, pero no deberían sancionar cuando tú voluntariamente estás intentando subsanar el error.


Cabria recordar que el Artículo 109.2 LPA nos dice: "Las Administraciones Públicas podrán, asimismo, rectificar en cualquier momento, de oficio o a instancia de los interesados, los errores materiales, de hecho o aritméticos existentes en sus actos".



7 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page